Falleció párroco de Huara Erich Gauer

Con tristeza sonaron la mañana del jueves 20 de enero las campanas de la parroquia Santísimo Redentor de Huara,  anunciando el fallecimiento de quien fuera su párroco por más de 30 años, el sacerdote austriaco Erich Gauer de la Orden del Verbo Divino.

Con 89 años de edad, el religioso  conocido por toda la comunidad huarina como Padre Erico, tuvo complicaciones de salud a fines del 2019 que lo alejaron de su labor pastoral por algún tiempo.  El año anterior sufrió una caída que obligó a una intervención quirúrgica, sin embargo tras recuperarse sufrió complicaciones en su estado de salud lo que obligó a su hospitalización.  

No pudo recuperarse de este cuadro clínico y ayer, a las 6.30 horas, partió a la Casa del Padre.  Los restos del padre Erico llegaran hoy a Iquique siendo velado -en horario matinal- en la parroquia Catedral.  Luego será trasladado a Huara donde se le despedirá y agradecerá su entrega total al pueblo chileno y a su querida  gente de Huara y del altiplano, las exequias serán en el cementerio de la Santísima  Trinidad de Huara.

Erich Gauer habría cumplido el 1° de marzo 90 años.

BIOGRAFÍA

El Padre Erich Gauer, nació en Baden, cerca de Viena, Austria el 1° de marzo de 1932. Fue ordenado sacerdote en 1965 y después ingresó a la Sociedad del Verbo Divino (SVD). Fue destinado a Chile, donde trabajó desde 1968, primero en diferentes parroquias del centro y sur del país y después en el norte.

Profesó sus votos perpetuos en 1970.

Fue vicario parroquial de San Vicente de Paul, en la Florida, Santiago, por cuatro años, a cargo de la capilla de Villa O’Higgins, hoy Parroquia Santa Cruz; luego fue párroco de N.Sra. de Lourdes, Osorno por otros cuatro años; párroco de Quilaco, diócesis de Los Ángeles; párroco de Puerto Domínguez, en la Araucanía también cuatro años.

En 1988 el superior provincial lo envió a Huara, Diócesis de Iquique, como un primer paso para el servicio de la SVD en esa zona del norte del país, donde trabajó hasta el año 2021.

El padre Gauer, desde Huara, atendía Pisagua, y varias localidades del interior de la provincia del  Tamarugal.

El padre Erico siempre dijo  que quería ser enterrado en el cementerio de la Santísima Trinidad  al norte de Huara, donde ya tenía una tumba, con su nombre y fecha de nacimiento. Sólo faltaba la fecha de defunción.

Él siempre decía que quería morir en el norte de Chile y ser enterrado en el cementerio, donde ya tenía una tumba, con su nombre y fecha de nacimiento. Sólo faltaba la fecha de defunción.
En octubre de 2021 sufrió una caída y tuvo que ser operado del fémur de una de sus piernas, a comienzos de noviembre en el Hospital de Iquique. Fue dado de alta y fue recibido en la casa episcopal donde se estaba recuperando. Hubo que trasladarlo a Santiago donde los doctores sugirieron amputarle una pierna pues tenía gangrena. Sobrevivió a la operación, pero contrajo una neumonía, que le causó la muerte.

“El Padre Erich ha sido un gran misionero con un testimonio apasionado por el Verbo encarnado, especialmente en los más humildes y destacándose por su humildad, sencillez, sabiduría, austeridad y prudencia”, escribió la orden del Verbo Divino en su página web para despedir a su misionero.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.