Comunidad planta 800 árboles para preservar especie en peligro de extinción

Un operativo de forestación encabezado por CONAF y la comunidad local, permitió la plantación de especies nativas con problemas de conservación al interior de la Reserva Nacional Pampa del Tamarugal.

Con la participación de la Asociación de Ganaderos de la Pampa del Tamarugal y de funcionarios de CONAF, se realizó un amplio operativo de forestación en el sector El Carmelo, en la localidad de La Tirana, de la Reserva Nacional Pampa del Tamarugal.

La iniciativa en la cual participaron las 22 familias integrantes de la asociación comunitaria, busca impulsar la forestación como una forma de compensar la pérdida de cubierta forestal y propagar especies con graves problemas de conservación.

De esta forma, para este operativo se optó por la forestación de 500 ejemplares de churki (Prosopis burkatii) y 300 plantas de algarrobo (Prosopis alba), las que fueron propagadas en el vivero que CONAF posee al interior del área silvestre protegida.

El director regional de CONAF, Juan Ignacio Boudon, explica que se decidió forestar con churki, ya que es una especie endémica de la Pampa del Tamarugal que se encuentra clasificada en peligro crítico de extinción. Según el último catastro realizado por CONAF el año 2019, solamente existían 79 ejemplares, ubicados en un área de ocupación de 0.5 hectáreas, distribuidos en unos 370 kilómetros en la comuna de Pozo Almonte.

“Ante esta situación hemos iniciado un programa de recuperación de esta especie debido a la fragilidad que presenta y a su crítico estado de conservación. Además de estudiarla y georreferenciarla, hemos logrado exitosamente su reproducción en el vivero institucional. Por eso, esta plantación con 500 ejemplares es todo un hito para poder dar continuidad a esta especie propia de nuestra región”, señala Boudon.

En el caso del algarrobo, especie clasificada como vulnerable y con mayor presencia en el país y en nuestra región, en CONAF ya está consolidada su producción e incluida su distribución a la comunidad a través del programa de forestación. 

Los árboles ayudan a regular las cuencas hidrográficas, contienen la erosión, recuperan los suelos y favorecen los microclimas, junto con generar empleos, subproductos madereros y ser parte inseparable de la vida de las comunidades. “Además de todos estos atributos, queremos contribuir- con el apoyo de la comunidad- a la reforestación y recuperación de especies nativas para evitar su pérdida, la cual sería irremediable, tanto para el ecosistema como la comunidad”, sostiene el directivo.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *