Todo lo que debe saber sobre la influenza si vive con diabetes

Especialista explica que cuando se vive con diabetes, la influenza puede ser mucho más que una molestia pasajera

Alrededor de 2 millones de personas en Chile viven con diabetes. De acuerdo a la última Encuesta de Salud (ENS) esta patología tiene una prevalencia del 12,3% dentro de la población chilena1.

El llamado a la prevención de la influenza y a cuidar la salud de las personas que viven con diabetes es fundamental en esta temporada del año, ya que la combinación de ambas enfermedades, puede causar complicaciones graves en su estado de salud y alterar la capacidad de mantener su glucosa en niveles saludables.

¿Cómo se relaciona la influenza con la diabetes?

De acuerdo a Mayo Clinic, cuando una persona se contagia con un virus el cuerpo fabrica su propia glucosa adicional para producir energía que permita combatir la infección. Asimismo, al contraer gripe, el cuerpo tiende a liberar la hormona del estrés – cortisol – lo que reduce la eficacia de la insulina en el cuerpo y de esta forma impacta en los niveles de glucosa. La combinación de estos dos factores puede resultar en niveles altos de glucosa que son difíciles de controlar posteriormente1.

En este sentido, el Dr. Douglas Barbieri, Director Médico del negocio de diabetes de Abbott en América Latina, explica que “cuando una persona que vive con diabetes se contagia de influenza, es primordial estar en contacto con su especialista de salud y monitorear los niveles de glucosa, ya que al presentar cambios en ellos, se pueden desencadenar otras afecciones de salud – como la cetoacidosis diabética – que requieren atención médica inmediata ya que pueden poner en riesgo la vida de la persona”.

Agrega que todas las personas deben seguir las precauciones generales de autocuidado para prevenir, reconocer y tratar la gripe, pero quienes viven con diabetes deben tener especial cuidado y contar con un plan para el cuidado de la salud previamente definido con su equipo de atención médica.

Prevención de la Influenza

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) animan a las personas con diabetes a vacunarse contra la influenza todos los años2.  “La vacunación es una forma segura y sencilla de reducir el riesgo de contraer la gripe, diversos estudios han demostrado que la vacuna de la influenza reduce entre un 40% a 60% el riesgo de contagio3 y entre un 70% a 90% las complicaciones de salud asociadas4”, comenta el Dr. Barbieri.

Si una persona que vive con diabetes se contagia de influenza, es primordial buscar atención médica lo antes posible y controlar sus niveles de glucosa con más frecuencia. El Dr. Barbieri agrega que “se debe estar atento a síntomas tales como: vómitos o diarrea por más de seis horas, fiebre o malestar por más de dos días, niveles de glucosa superiores a 240 mg/dL a pesar de administrar insulina, síntomas de cetoacidosis (como aliento afrutado, dificultad para respirar, boca y piel secas) y síntomas de deshidratación”. En caso de presentar alguno de estos debe notificarlo lo más pronto posible a su médico de cabecera, para que en conjunto se pueda aplicar el tratamiento a seguir.

Es importante resaltar que no se debe ingerir ningún medicamento sin antes consultar con su médico, ya que algunos fármacos contienen azúcar y podrían influir en su estado de salud.  Contar con una buena planificación y control de sus niveles junto a su equipo de atención médica puede marcar una gran diferencia si se contagia de influenza.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.