Esclerosis Múltiple: la enfermedad degenerativa que puede confundirse con depresión o fibromialgia

El 30 de mayo se conmemora el Día Mundial de la Esclerosis Múltiple, una patología que se da con mayor frecuencia en adultos jóvenes entre 20 y 40 años. Sus síntomas pueden ser confundidos con otras enfermedades, por eso los especialistas recomiendan acudir al neurólogo ante cualquier manifestación.

El 30 de mayo se conmemora el Día Mundial de la Esclerosis Múltiple (EM), una enfermedad autoinmune degenerativa con una prevalencia en Chile que se estima de entre 10 a 15 personas cada 100 mil habitantes. Médicos especialistas llaman a concientizar y estar alerta ante los primeros síntomas, para poder comenzar un tratamiento precoz que le brinde al paciente una mejor calidad de vida.

“La Esclerosis Múltiple es una enfermedad autoinmune donde el sistema inmunológico ataca y reconoce tu cerebro y tu médula espinal como un extraño, generando lesiones que son como cicatrices que al principio están muy inflamadas y después cuando pasa la inflamación queda una cicatriz que deja alguna secuela física”, explica la neuroinmunóloga de las clínicas Dávila y Alemana Dra. Lorna Galleguillos, quien también afirma que la patología se presenta más frecuentemente en personas de 20 a 30 años, en su mayoría mujeres.

Según cifras del Ministerio de Salud, hasta el 2020 la EM afectaba a más de 2.400 personas en Chile[2] y desde el 2016 hasta el año pasado, 1.171 de ellas se han visto beneficiadas por la Ley Ricarte Soto[3]. Los expertos señalan además que estas cifras podrían ser mayores ya que puede que existan pacientes mal diagnosticados o que no estén recibiendo el tratamiento adecuado.

Si bien la enfermedad no tiene cura, el tratamiento consiste en controlar su capacidad inflamatoria en el cerebro y enlentecer al máximo posible la progresión de la discapacidad. “El principal objetivo tanto del tratamiento farmacológico como no farmacológico, es que el paciente con Esclerosis Múltiple mantenga la mejor calidad de vida posible”, comenta la Dra. Ethel Ciampi, Neuróloga del Programa de Esclerosis Múltiple y Neuroinmunología de la Universidad Católica de Chile.  “Todos los años se publican novedades acerca de nuevas terapias para tratar la enfermedad. Dentro de los más interesantes están el rol preventivo de ciertos factores ambientales, como una eventual vacuna en contra del Virus Epstein Barr o medicamentos neuroprotectores que logren disminuir la pérdida neuronal en los pacientes”, agrega la especialista.

La importancia del tratamiento precoz

“El síntoma cardinal de la enfermedad y uno de los que más se confunde es la fatiga. Entonces los pacientes piensan que están con depresión, fibromialgia, y ahí muchas veces se pierde tiempo”, sostiene la Dra. Galleguillos. “Y otro síntoma es que empiezan a tener problemas de memoria, entonces se confunde con demencia, y por eso consultan”, agrega.

Es por eso que la especialista recalca la importancia de la consulta a tiempo: “Ante cualquier síntoma que se presente de manera continua por más de 24 horas y que interfiera con su calidad de vida, se debe consultar con un neurólogo, el cual lo va a examinar y le va a solicitar una resonancia de cerebro dependiendo del síntoma. Allí se evidencian las lesiones desmielinizantes, no en un scanner o una ecografía”. Con un tratamiento a tiempo, la enfermedad logra enlentecer su avance, pero no desaparece.

Según la Dra. Ciampi, actualmente existen en el mercado diversas alternativas de tratamientos para la Esclerosis Múltiple que actúan sobre el sistema inmune, algunos aprobados durante el embarazo y la lactancia.

En cuanto al apoyo en el entorno del paciente, la Dra. Ciampi dice que “en general durante el proceso diagnóstico de Esclerosis Múltiple se genera un duelo”. Y añade: “El paciente debe aprender a vivir con este nuevo diagnóstico y todo lo que implica en su vida personal, laboral y familiar. En ese sentido, el apoyo psicológico, sobre todo de terapeutas expertos o dedicados a la patología, es fundamental para poder superar los primeros meses desde el diagnóstico e inicio de tratamiento, y poder retomar las actividades de la vida diaria lo más normal posible, con un énfasis en el autocuidado”. 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.