Colillas de cigarro también generan contaminación

Nuestro país reforzó la Ley Chao Colillas -la que prohíbe fumar en playas, ríos y lagos, y botar colillas en espacios públicos- con un decreto que obliga a disponer contenedores y basureros para este fin”.

Dra. Guacolda Benavides

Broncopulmonar del Centro de Enfermedades Respiratorias y Alergias

Clínica Universidad de los Andes

Mucho hemos escuchado sobre el daño que produce el tabaco. Enfermedades pulmonares, cáncer

de pulmón, enfermedades cardiovasculares, entre tantas otras. Este hábito tan dañino es la

primera causa de muerte evitable en el mundo y no sólo genera efectos en la salud, sino que

también tiene un impacto importante en el medioambiente, ya que es el segundo residuo más

grande a nivel mundial.

Según un artículo de la Universidad de Navarra, las colillas contienen miles de sustancias tóxicas

que quedan en su filtro: nicotina, mercurio, plomo, arsénico, e incluso ácido cianhídrico, utilizado

en las cámaras de gas durante el Holocausto. Estas, producen un daño irreparable a nuestro

hábitat, ya que tardan 12 años en degradarse y pueden contaminar hasta 500 litros de agua.

Dehecho, dos tercios de las colillas que se botan al suelo terminan en el mar.

Exponer esta situación no es sólo para enfatizar que el consumo de tabaco es un hábito que hace

daño no sólo a la persona que fuma, sino que a millones de personas en el mundo y a nuestro

medioambiente.

Una buena noticia es que, en febrero de este año, en nuestro país, se reforzó la Ley Chao Colillas,

que prohíbe fumar en playas, ríos y lagos, y botar colillas en espacios públicos, con un decreto que

obliga a disponer contenedores y basureros para este fin.

El llamado es a tomar conciencia y a evitar esta práctica, que produce daños irreversibles en la

salud y calidad de vida de las personas, pero también a nuestro planeta.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *