Vocación sin trabas: un debate constituyente

La Convención Constitucional se apresta a revisar los proyectos presentados por la ciudadanía en diversos ámbitos del quehacer nacional, uno de los cuales propone dentro de los derechos fundamentales otorgar el reconocimiento constitucional enseñanza técnico profesional.

No sólo se trata de garantizar que el Estado asegure un acceso igualitario, sino de entender que el estudiante debe ser el centro de toda política que apunte a la adquisición de las habilidades que demanda el sector productivo.

Además, toda constitución que se precie de tal debe garantizar la libertad de enseñanza  y reconocer en la diversidad de nuestra sociedad un modelo de educación estatal y privado que permita a las personas elegir de acuerdo a su vocación.

Esto cobra relevancia a la luz de las cifras que entrega el Servicio de Información de la Educación Superior (SIES), pues la matrícula de alumnos que opta por un Instituto Profesional o Centro de Formación Técnica no ha parado de crecer desde 2010.

Los convencionales, entonces, están llamados a reconocer la especificidad de la educación técnico que tiene como base el desarrollo de las personas en las exigencias de los diversos sectores productivos y de servicios del país.

Pero el aporte de los Institutos Profesionales y CFT a esta tarea va más allá, pues reconocen las particularidades de cada uno de los territorios con una oferta educativa que potencia el talento local al hacerse eco de las demandas de cada comunidad.

De hecho, los datos del SIES en 2021, señalan que de los 1.204.414 alumnos que ingresaron como estudiantes de primer año a una carrera en la educación superior, 314.539 lo hicieron en un instituto profesional y 134.496 en un CFT.

Asimismo, los convencionales no deben olvidar que muchos adultos optan por procesos de formación especializados que les permite a su egreso insertarse en el mundo laboral para enfrentar los desafíos de productividad, desarrollo personal y movilidad social.

Nuestro compromiso, y el de todos los Institutos y Centros de Formación Técnico Profesional del país es contribuir al bien común, democratizar el acceso a la educación y hacer que nuestra sociedad sea cada día más inclusiva.

Raymond Rosal

Rector Instituto Profesional IACC

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.