Quinto retiro y el dilema del nuevo gobierno

Lo que hace un par de años era impensado, hacer retiros anticipados de los fondos de AFP, es actualmente una realidad, a la luz de los tres retiros efectivos que se han realizado a propósito de la pandemia del Covid 19 en Chile y en todo el mundo.

A pesar que, al parecer, el problema sanitario está retrocediendo, dadas las cifras y las nuevas normas emanadas por el actual gobierno, aún existen voces que indican que sería necesario hacer un nuevo retiro. En ese contexto, nace el “quinto retiro”, cronológico, pero el cuarto en términos prácticos.

Los especialistas indican que una parte importante del problema inflacionario actual, se debe al sobrecalentamiento de la economía como resultado de la inyección de recursos adicionales realizadas en los últimos dos años: los tres retiros efectivos, IFE universal y otras ayudas. Si bien esto no explica la totalidad de la inflación, puesto que una parte importante de ella proviene de factores externos como la pandemia y la guerra en Ucrania, lamentablemente, han empeorado la situación.

En ese contexto, el actual gobierno ha enviado con urgencia un proyecto “alternativo” al quinto retiro, puesto que se trata de un retiro con condiciones, puesto que solo podría ser usado en situaciones bien específicas, como pago de pensiones alimenticias, pago de deudas de servicios básicos, pago de créditos hipotecario u otras acreencias bancarias, entre otros.

Desde el punto de vista estrictamente técnico, los retiros han causado un desequilibrio en la economía nacional, por lo que realizar otro, sería aumentar aún más el problema económico actual. Por otro lado, puesto que la mayoría de las personas ya han agotado sus fondos con los retiros anteriores, los beneficiarios de este nuevo retiro, serían personas con una situación económica más resuelta, por lo que sería una medida regresiva, vale decir, no ayudaría a quienes realmente lo necesitan. Esta misma lógica aplica también para el retiro “con condiciones” del actual gobierno.

No soy el primero en decirlo, pero hay que tener presente que se vivieron dos pandemias: la sanitaria y también la económica. Las estadísticas indican que, al parecer, la pandemia sanitaria ya está relativamente controlada, sin embargo, la económica está aún en su apogeo, con proyección de un bajo crecimiento y una alta inflación que afectará, lamentablemente, a los más desposeídos, por lo que más que debatir sobre retiros de fondo, que a mi juicio obedecen más a conveniencias políticas, tanto los legisladores como el gobierno, deberían estar centrados en planes que generen empleo, apoyo a las pymes y la reactivación económica y no estar centrados en una discusión, como la de los retiros, que es una solución de corto plazo, como ya se ha demostrado.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.