Proyecto NEOM en Arabia Saudita: Las ciudades se aprestan para ser mayormente sustentables

Mario Gómez, Commercial Manager de Solek Chile, explica lo que es el Hidrógeno Verde, su importancia para el futuro de las ciudades y nos cuenta novedades de un proyecto piloto de la empresa checa en Chile.

La modernidad y su avance sin parar hace que las ciudades tengan que repensarse para poder volverlas habitables. Actualmente, Santiago de Chile posee 837 KM2[1] y se encuentra en el puesto 41 de las ciudades más extensas del mundo. Los recorridos de un extremo a otro de la ciudad son agotadores para la mayoría de los trabajadores y ni hablar de la Huella de Carbono que generan estos.

El volver a contar con lugares habitables, seguros y amigables ambientalmente es lo que se propone NEOM, el ambicioso proyecto de la futurista megápolis que espera construir Arabia Saudita. La ciudad se extenderá por 170 km, sin embargo, espera presentarse como la primera ciudad sin automóviles en todo el planeta. Sus habitantes tendrán sus necesidades diarias a solo cinco minutos a pie, trenes de alta velocidad con estaciones a cada extremo de la ciudad y con un viaje de sólo 20 minutos.

Otro de los retos del proyecto es ser alimentado completamente por energías renovables no convencionales y alcanzar la neutralidad cero el año 2060, logrando un clima templado durante todo el año sólo con ventilación natural. La ciudad albergaría eventualmente la planta de Hidrógeno Verde –HV- más grande del mundo.

Mario Gómez, Commercial Manager de Solek Chile, indica que el HV es una gran alternativa para potenciar energéticamente un lugar que necesita mucha demanda: “Como lo es este proyecto en Medio Oriente. Además, es una gran opción para Chile, porque nuestro país cuenta con todas las posibilidades para erigirse como una potencia mundial de dicho elemento”.

El ejecutivo explica que el HV es un gas hidrógeno normal, “pero se le da esta denominación de verde porque la planta donde se aplica la electrólisis –proceso químico que se realiza para producirlo- viene de una matriz renovable. El 80% de energía que consume esa planta es ERNC y el restante 20% es agua. El agua ingresa a un electrolizador, el que separa el hidrógeno del oxígeno del agua. El hidrógeno se almacena –para ocuparlo posteriormente como energía- y el oxígeno es la emisión de la planta”, afirma.  

Según el especialista, Solek ya cuenta con un proyecto piloto en el Puerto de San Antonio que espera beneficiar no sólo al puerto sino que además a toda la comunidad de la ciudad costera: “La idea es poder cambiar toda la maquinaria del puerto que funciona a diésel a que funcionen mediante celdas de hidrógeno”. El proyecto de la V Región se encuentra en una etapa de pre factibilidad avanzada y espera entrar en funcionamiento durante el 2023.

“La noticia de NEOM es muy importante y demuestra las ganas que tiene la nación árabe de subirse a este carro. No se duermen en los laureles de los combustibles fósiles, que ellos tienen en grandes cantidades, sino que están pensando en construir un futuro sostenible para su nación y el mundo. El HV es una gran ayuda que puede potenciar y crear ciudades amigables con el medio ambiente, aunque también se necesitan apoyos estatales para fomentar su adopción. Los árabes lo están entendiendo y por ello van con todo”, sentencia Gómez.


[1] https://ine-chile.maps.arcgis.com/apps/Cascade/index.html?appid=cf0be9a196e24eaa9e6eafb970939f2a

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *