Los 200 componentes nutritivos que contiene la miel

Esta temporada del año, donde el frío es el protagonista junto con los resfriados, aparece también el consumo de miel, producto dorado al que se le atribuyen beneficios y alivio a las molestias de la tos y dolor de garganta. En el Día Nacional de la Miel, que se celebró el 6 de agosto, académicas de la carrera de Nutrición y Dietética de Universidad de Las Américas nos explican respecto al consumo de este alimento.

La nutricionista y académica Danissa Rojas, señala que la miel contiene macro y micronutrientes que dependen de varios factores como tipo de abeja, flor, factores ambientales y de procesamiento. En general, hay 200 compuestos en la miel, como azúcar, proteínas, enzimas, minerales, vitaminas, aminoácidos y una amplia gama de polifenoles (antioxidantes).  “La relación de estos compuestos da como resultado diferentes colores, sabores, viscosidades y actividades terapéuticas. La mayoría de las mieles del mundo comparten el 80% de las propiedades físicas y composición química. Los carbohidratos, que es el principal nutriente de la miel, oscilan entre 60 a 95% de su peso y apoya las propiedades antideterioro”,asegura.

Sin embargo, los expertos llaman a controlar su consumo por su alto contenido en azucares libres.  La Organización Mundial de la Salud describe en un 80% los azúcares presentes de forma natural en la miel, y tal como es sabido, las recomendaciones para reducir el consumo de estos van siendo cada vez más restrictivas por la relación indiscutible que existe entre su ingesta y la probabilidad de sufrir sobrepeso u obesidad con riesgos asociados, por lo que en este momento, el organismo internacional recomienda un consumo de azúcares libres inferior al 5% de la ingesta calórica total, incluidos los de la miel.

En tanto, la Directora de Carrera de Nutrición y Dietética, Andrea Cortés, señala que existe evidencia que indica que la miel tiene cualidades nutracéuticas debido al contenido de ácidos fenólicos, flavonoides, ácido ascórbico, proteínas, carotenoides y ciertas enzimas, lo que le confieren poder antimicrobiano, antiinflamatorio y cicatrizante. “También se declara que los flavonoides que contiene mejoran el balance de microorganismos del cuerpo, que tiene poder antioxidante, efecto antimicrobiano, y pudiera tener efectos protectores sobre los sistemas cardiovasculares, respiratorios y gastrointestinales”,detalla la experta.

Las nutricionistas de UDLA sugieren la ingesta de la miel de forma ocasional o en cantidades reducidas si es que no se cuenta con patologías que lo impidan. Y recuerdan que la Guía de Alimentación del Menor de dos años del MINSAL recomienda no entregar este alimento a menores de dos años por el riesgo de botulismo causado por la acción de la neurotoxina de Clostridium botulinum.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *