Healthtechs y la nueva ola de innovación abierta en América Latina

Luly de Samper, vicepresidente Internacional de Johnson & Johnson Medical Devices para América Latina

A lo largo de 2020 y 2021 pudimos ver cómo la pandemia de Covid-19 aceleró el desarrollo de procesos y soluciones innovadoras para asegurar una respuesta rápida y eficaz para combatir el virus y sus consecuencias. No solo hemos visto la entrega de vacunas en un período de tiempo sin precedentes, sino también los fabricantes de automóviles y aviones que producen, desde ventiladores mecánicos hasta equipamientos de protección para profesionales de la salud. Estas y otras innumerables soluciones se implementaron con agilidad y éxito gracias a la colaboración de grandes empresas y pequeños emprendedores, startups, universidades, gobiernos, etc. Es decir, en la mayoría de los casos, la innovación abierta fue la protagonista.

Sin embargo, no podemos ignorar el hecho de que, a menudo, expandir la innovación más allá de sus fronteras es un gran desafío para la mayoría de las organizaciones, ya que las estructuras, los procesos y la cultura deben transformarse. Pero, sobre todo, es un paso fundamental para quienes buscan el liderazgo en sus mercados. La innovación tradicional se encuentra con límites de calificación financiera y profesional. Puede ser un proceso muy costoso para una empresa el mantenerse por sí sola al día con la aparición de numerosas tecnologías nuevas, que pueden ser el punto de partida o, incluso, la respuesta para la creación de un producto disruptivo.

Por otro lado, al optar por un modelo colaborativo es posible reducir costos y tiempo de desarrollo, mientras se acelera la trayectoria de emprendedores talentosos. En el área de la salud, por ejemplo, ya podemos ver grandes beneficios de la adopción de la innovación abierta. Los ejemplos incluyen la creación de nuevos modelos comerciales, la participación del paciente a través de un viaje digital, el ahorro y la optimización de recursos o incluso el uso de análisis de datos para predecir el riesgo.

En América Latina, uno de los mayores precursores de este movimiento fue el sector financiero. El avance de las fintechs en la región ha recibido atención mundial en los últimos años, ayudando a expandir las inversiones y permitiendo que nuestros ecosistemas locales crezcan rápidamente. Actualmente, Brasil es el sexto ecosistema de startups más grande del mundo y el quinto país en número de unicornios. Además, tenemos otros países que están ganando protagonismo en la región como Argentina, Chile, Colombia, México, entre otros. La experiencia adquirida con las fintechs ha abierto puertas a otras áreas, especialmente para el segmento de la salud.

Somos testigos del gran potencial de las healthtechs para liderar la próxima ola de innovación abierta en la región, ya que las nuevas tecnologías están creando oportunidades en toda la cadena de atención médica. Este modelo ha proporcionado a las organizaciones tradicionales que se propusieron adoptarlo, una agilidad incomparable para satisfacer las necesidades de pacientes, cirujanos, hospitales y pagadores. La asociación con centros de innovación en diferentes mercados aumenta significativamente nuestro alcance y capacidad de resolución para crear un impacto real. Trabajar de esta manera nos lleva un paso más hacia un nuevo concepto en los sistemas sanitarios: más ágiles, sostenibles, con verdaderas soluciones completas pensadas para el paciente.

Ahora es el momento de que las empresas de tecnología médica aporten su experiencia, recursos y alcance para convertirse en las orquestadoras del ecosistema de innovación en América Latina. Las asociaciones con nuevas empresas están permitiendo un viaje del paciente más efectivo y mejorando la eficiencia del quirófano. En iniciativas previas a la pandemia, proyectos en las áreas de oncología, arritmias cardíacas, obesidad y endometriosis ya habían abordado la gestión de datos a través de recursos digitales e inteligencia artificial. Son soluciones que han demostrado una enorme capacidad para brindar mejores resultados para el paciente y ahorro para el sistema de salud.

Las oportunidades para los modelos de innovación abierta son ilimitadas y las grandes empresas pueden desempeñar un papel clave en la promoción del acceso de las empresas emergentes a un mercado más amplio y, al mismo tiempo, se benefician de las innovaciones que aportan a los pacientes y a la sostenibilidad de los sistemas de la salud. Invertir en este tipo de asociación tiene un potencial de cambio que va más allá del área operativa en sí. Es una oportunidad para ayudar a acelerar la transformación social y conducir a la evolución socioeconómica en los países latinos, ya que al promover la formación de la fuerza laboral, consecuentemente reducimos la desigualdad social. Esta es nuestra visión aquí en J&J y buscamos priorizar diferentes iniciativas en este rumbo.

Creemos que estamos en el camino correcto, integrados en los principales ecosistemas de innovación de nuestra región y colaborando con diversos actores del sector para unir nuestros corazones, ciencia y ingenio con el objetivo de transformar juntos la trayectoria de la salud para la humanidad.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *