¿Es difícil ser mamá en este país?

El Día de la Madre nos llena de emociones, de recuerdos; creo que es
indudable que el cariño más dulce, más importante y el que más nos
impacta como personas es el lazo que tenemos con nuestras madres. Por
eso, hoy es el minuto adecuado para reflexionar sobre lo que tantas
madres tienen que enfrentar para sacar adelante a sus hijos en nuestro
país. Muchas viven una situación bastante desventajosa.

La maternidad es un camino, por lo general, duro. Y me refiero en
particular a que en Chile la cantidad de hogares monoparentales alcanza
un 13% y de ellos un 85% son encabezados por una mujer que cría sola a
sus hijos. Ha habido libros, distintos escritores, que han dedicado a
este tema largas líneas, desde la época de la colonia en adelante, sin
embargo, esa realidad no ha cambiado mucho. La historia de mujeres solas
con sus hijos sin padres sigue siendo una constante en nuestros
análisis culturales y estadísticos.

Antes de la crisis sanitaria un estudio de la Universidad Católica
decía que se podría llegar a sostener que la pobreza en Chile tiene
rostro de mujer. Esto era la conclusión de una serie de datos que, a
raíz de la pandemia, no solo se mantuvieron vigentes, sino que
aparentemente se ahondaron y profundizaron. Uno de ellos, y quizás uno
de los más importantes, es la cantidad de mujeres que crían solas a
sus hijos. La gran cantidad de padres que no cumplen con la obligación
de pagar la pensión de alimentos.

A esto se deben sumar otros antecedentes como que la mujer tiene mayor
dificultad para ingresar al mundo laboral, y si es que llegan a hacerlo,
según el INE (2020), obtienen un 20% menos de ingresos que el hombre.
Por si fuera poco, ellas al jubilar reciben pensiones más bajas, no
solo por sus salarios, sino por las grandes lagunas previsionales que
deja la maternidad.

La sociedad espera -o esperaba- de las mujeres que sean las principales
responsables de la crianza de sus hijos, como si los padres no fueran
también parte del proceso. Estos estereotipos, que se hicieron parte de
la cultura, dificultan todavía más que ellas puedan compatibilizar
cualquier actividad remunerada con el trabajo de cuidado y las labores
domésticas.

¿Es difícil ser mamá en este país? Super difícil. Y me pregunto,
por qué los hombres, a pesar de que muchos de ellos sienten devoción
por sus propias madres, olvidan que las madres de sus hijos cumplen el
mismo rol. Eso es una gran incógnita y una deuda pendiente con las
mujeres.

Espero que, en algún momento, todos estos antecedentes que hemos
analizado en estas líneas sean por fin parte del pasado. Solo cuando
eso quede atrás podremos desearles realmente un feliz día a todas
nuestras madres.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.