Carolina Araya Directora Carrera de Derecho Universidad de Las Américas Sede Concepción

Este inicio de año escolar nos ha sorprendido tristemente por los casos
de bullying o acoso escolar, los cuales sin duda nos han remecido.

¿Qué podemos hacer frente a ello? Primero, desvalidar toda forma de
violencia, pues no podemos ver con naturalidad chistes que atacan a
otras personas ni tampoco una respuesta desmedida como la que
presenciamos en la entrega de los premios Oscar. También es importante
revisar y socializar con nuestros hijos el reglamento de convivencia
escolar del establecimiento al que asisten, con ello advertimos que el
acoso está sancionado para el agresor y la víctima tiene derecho a
recibir ayuda.

Al respecto, se sugiere conversar con los hijos e hijas para generar un
espacio de confianza en el que podamos advertir si están en esta
situación y, así, iniciar el protocolo descrito en el reglamento. Esta
solicitud debe ser siempre por escrito, quedando con nosotros una copia
de recepción. Por su parte, el establecimiento educacional tiene la
obligación de iniciar el procedimiento de investigación y reaccionar
conforme a la gradualidad de las conductas con la sanción impuesta en
el reglamento, y en forma paralela acompañar a el o la agresora con
objetivo que supere el fondo del problema.

En el caso que la institución no inicie el protocolo o lo haga en forma
distinta al regulado, el apoderado tiene la opción de solicitar a la
Superintendencia de Educación su intervención, lo que puede derivar en
que se sancione con una multa administrativa al establecimiento.

Al mismo tiempo, quienes somos responsables de niños, niñas y/o
adolescentes, podemos iniciar acciones penales si de por medio existen
hechos constitutivos de delito, y acciones civiles indemnizatorias por
la responsabilidad que le corresponde al establecimiento educacional por
no aplicar el reglamento de convivencia escolar, esta última vía ha
tenido acogida en nuestros tribunales ordenando el pago de la
reparación civil, demandas que se han confirmado por la Corte Suprema.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *