Acciones para las personas mayores

Andrea Peñaloza Académica de la Carrera de Enfermería de UDLA Sede Viña del Mar

Hablar de quienes tienen 60 años o más es un imperativo, teniendo en consideración que las proyecciones al 2050 nos presentan que el número de personas mayores se duplicará a nivel mundial. Nos encontramos en pleno proceso de envejecimiento poblacional y Chile no está ajeno a estos cambios.

Sin embargo, no nos podemos quedar solo en el hablar, sino que hay que actuar. Las medidas a implementar para otorgar mejores condiciones de vida a las personas mayores son estructurales, por tanto, no basta con la voluntad de los ciudadanos, se requiere un abordaje global (políticas económicas, sociales, sanitarias) asociado al cambio de conciencia y, por tanto, no es inmediato. Desde el sector salud podemos comenzar a realizar pequeños cambios que impacten positivamente en el trato y dignidad de ellos.

Para iniciar, debiéramos modificar la manera en que nos referimos a las personas mayores, pues son sujetos de derechos al igual que el resto de la población y no debiera ser sinónimo de dependencia o vulnerabilidad, que es justo uno de los focos de las acciones en promoción de la salud y prevención. El hecho de que el porcentaje de personas mayores aumente, supone también medidas para ofrecer mejores condiciones de vida. Si bien el deterioro de algunas funciones vitales son parte del proceso, es también cierto que disponer de mejores entornos físicos y sociales incidirá de mejor manera en la calidad de envejecimiento.

Debemos aunar los esfuerzos como sociedad para cuidar de mejor manera a las personas mayores y que esto se traduzca en mejores condiciones de vida para disfrutar los últimos años. Nos encontramos actualmente en la Década del Envejecimiento Saludable (2021-2030), que tiene como objetivo reducir las desigualdades en materia de salud y mejorar la vida de este grupo etario, sus familias y sus comunidades a través de la acción colectiva en cuatro esferas: cambiar nuestra forma de pensar, sentir y actuar en relación con la edad y el edadismo; desarrollar las comunidades de forma que se fomenten las capacidades de las personas mayores; prestar servicios de atención integrada y atención primaria de salud centrados en la persona, que respondan a las necesidades de las personas mayores, y proporcionar acceso a la asistencia a largo plazo a quienes la necesiten.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.