Senador Insulza: Lo que nos preocupa es que ningún niño o niña más caiga a un pozo

  • En la visita al sector de Las Llosyas, el senador Insulza conoció en terreno el trabajo de agricultores de asociación indígena, que buscan apoyo para mejorar el riego de sus tierras.

Durante este año, tres niños han perdido la vida por caída a pozos en los valles de nuestra región. Ante esta triste estadística, el senador por Arica y Parinacota, José Miguel Insulza, aprovechando su visita a una asociación indígena de campesinos del sector Las Llosyas, quiso poner hincapié en la necesidad de contar con una regulación que evite estos episodios tan dolorosos. “Yo me quiero detener en el punto del proyecto sobre revestimiento de los pozos o estanques para riego del que me han comentado desde la asociación indígena Chojnia Pajata, está considerado el cierre de sus pozos, para evitar las caídas, una socia nos indicaba que era muy recurrente la caída de mascotas, y lo que nos preocupa más es que ningún otro niño o niña pueda sufrir este accidente”.

En este sentido, el parlamentario enfatizó, señalando que “se cae mucha gente a los pozos en nuestros valles, se estima que existen 1.200 a 1.500 de estos en la región, se necesita más seguridad, hemos hablado con la coordinadora norte de la Defensoría de la Niñez, y nos han comunicado que no son pocos los niños que han caído a pozos en los últimos años, por lo que necesitamos conversar con la autoridad fiscalizadora y de regulación de estos, para que se establezca una normativa en la materia, lo que puede ser también materia regulada por ley”.

En este contexto, la coordinadora de la macrozona norte de la Defensoría de la Niñez, Geraldinne Díaz Peñailillo señaló que “desafortunadamente, la estadística de Carabineros nos señala que un niño o niña, de primera infancia principalmente, fallece cada dos meses; esto fue ratificado por el Ministerio Público, dentro de sus estadísticas internas; y esto, es una situación que debe ser abordada de manera intersectorial y necesariamente debe convertirse en una política pública que cerque estos pozos, para evitar los riesgos asociados a caídas, niños y niñas lo ven como piscinas”.

“La mesa que hemos levantado como institución, este año, tiene un trabajo de colaboración muy específico y esperamos que rinda sus frutos en todas las dimensiones y problemáticas que hay, es fundamental el apoyo que hemos recibido por parte del senador en esto. Hace falta establecimientos educacionales, jardines infantiles en nuestros valles, para incorporara a los niños y niñas en estos espacios de protección, y no acompañen a sus padres en las labores agrícolas que ejercen principalmente”, indicó la abogada.

Solicitud de la Asociación Indígena

La asociación Chojnia Pajata, ubicada en el sector Las Llosyas, está compuesta por campesinos que le han dado vida a lo que era una planicie desértica, en un lugar con una buena producción de legumbres y hortalizas, así como otros productos de los que entregan nuestros valles. La gran dificultad la encuentran en un proyecto ante la Comisión Nacional de Riego, que permita la construcción o revestimiento de sus estanques, además de un sistema de bombeo impulsado con energía solar, el que se encuentra entrampado, según su testimonio. “Se trata de gente que trabaja la tierra durante mucho tiempo ya, esta asociación tiene más de 20 años, y están postulando para obtener recursos que permitan ampliar la superficie cultivable por la mejor disposición que tendrán al recurso hídrico, ya que hoy tienen dificultades para obtenerlos, vamos a ver las posibilidades que tenemos a nuestro alcance para gestionar una solución a su principal problema”, finalizó el senador Insulza.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *