Proponen garantizar el Derecho a la Alimentación en nueva constitución

Desde Tarapacá, una de sus representantes en la Convención como dirigentes de comunidades agrícolas, apoyan una iniciativa para que sea analizada en el plenario y así integrar eventualmente la nueva Carta Magna chilena.

Isabel Frías

Periodista U.C.

La constituyente por Tarapacá Alejandra Flores, junto a Ivanna Olivares Miranda, Adolfo Millabur, María Elisa Quinteros, Carolina Vilches, Alvin Saldaña, Vanessa Hoppe, Manuela Royo, Elisa Giustinianovich, Alondra Carrillo, Gloria Alvarado, César Uribe, Adriana Ampuero, Marcos Barraza y Bessy Gallardo presentaron este viernes una propuesta que canaliza distintas iniciativas populares de Norma relacionadas con el Derecho de Alimentación para ser discutida en la Convención Constitucional. 

Se trata de un texto que ingresará a la Comisión de Derechos Fundamentales y donde el conjunto de patrocinantes sostiene que el actual modelo agroexportador “ha hecho de Chile un país cada vez más dependiente en relación a la alimentación” y esto ha derivado en que el abastecimiento de la población está “fragilizado y sometido a los vaivenes del comercio internacional”.  

Todos los firmantes creen que esta realidad –reflejada de manera radical durante la pandemia– se relaciona con una alimentación de baja calidad, particularmente en los grupos más pobres o carenciados económicamente, debido a que están obligados a alimentarse con productos de menor costo, industrializados y no naturales. 

Asimismo, ponen de relieve que las consecuencias de esta alimentación deficiente se observan en las altas cifras de obesidad: “Más de dos tercios de la población chilena adulta sufre de sobrepeso u obesidad, y al menos un 10% sufre de diabetes, nivel considerado epidémico. Más preocupante aún, la obesidad en niños y niñas ha aumentado sostenidamente en la última década”, denuncian. 

Para encarar estas tendencias preocupantes, plantean la necesidad de garantizar el Derecho a la Alimentación como también fortalecer “la agricultura campesina e indígena, la recolección artesanal, y del canal alimentario agropesquero tradicional”, que son sectores “históricamente postergados y desfavorecidos durante décadas de políticas agrícolas y alimentarias que han privilegiado  la agroexportación y la distribución y comercialización de alimentos a través de canales altamente concentrados”.  

DIRIGENTES LOCALES OPINAN 

La presidenta de Anamuri, Francisca Rodríguez, explicó que “aquí están las mujeres de Arica a Aysén, que han venido a unir su voz con los compañeros de las ferias libres, de las cooperativas, de las organizaciones campesinas y principalmente de la ciudad, luchando por el derecho a la alimentación como un derecho sagrado en la nueva constitución, garantizado por la soberanía alimentaria”. 

“Nuestra alimentación es sana, saludable, la producimos los campesinos y campesinas y  principalmente las mujeres quienes descubrimos las semillas, las primeras agricultoras y que durante siglos hemos sido las transformadoras del alimento para llevarlas a la mesa y asegurar el bienestar de todas y todos”, manifestó.  

Por su parte, Agustín Mariano Quinchao, dirigente de Codema, indicó que “como campesinos y campesinas, cooperativistas, somos responsables del 80% de la alimentación de nuestras mesas. Por eso es importante que la alimentación saludable, sana e inocua quede establecido en la Carta Magna”. 

Por su parte, Froilán Flores, presidente de la Confederación de Ferias Libres, valoró esta propuesta de Norma para ser vista por el Pleno de la Convención con estas palabras: “Es un paso histórico donde el canal tradicional de alimentación de los chilenos va a quedar en la nueva constitución. Las ferias libres somos el principal canal de alimentación, 1.150 ferias abastecen a todo el país, entre los campesinos, campesinas y cooperativas les vamos a asegurar la alimentación saludable, especialmente a las personas de tercera edad y los niños, el futuro de Chile”. 

ARTICULADO PROPUESTO  

“Reconocimiento y garantía del Derecho a la alimentación como un Derecho fundamental e inalienable” 

1. La alimentación es un derecho fundamental e inalienable de los pueblos de Chile, base de la salud y la calidad de vida, indisolublemente ligado a la Soberanía Alimentaria, a los sistemas campesinos de uso y conservación de semillas, a la agricultura campesina e indígena, a la recolección artesanal y al canal alimentario agropesquero tradicional. Garantizar este derecho es un deber del Estado y es el principio ordenador de las políticas agrícolas y alimentarias del país. No puede quedar al arbitrio del mercado. 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.