Cómo es el mundo de los recicladores en Tarapacá y cuáles son sus expectativas

MARIO VERGARA
Pese a las difíciles condiciones de trabajo para subsistir del reciclaje y pese a que su labor
no es reconocida como corresponde por ser cuidadores del medioambiente, los
Recicladores de Tarapacá no dejan de perseverar y están en constante capacitación para
alcanzar la certificación.
De todo esto le consultamos a Denisse Morán que lidera un grupo importante de hombres
y mujeres que trabajan en este sector, cómo observan el presente y el futuro, en rubro.
¿Qué falta?
-Falta atención de las autoridades por los que hacemos segregación, pretratamiento y
envío a la industria. El reciclaje hoy es una necesidad imperante según los niveles de CO2
que tenemos como planeta y donde cada país firma acuerdos internacionales de reducir la
contaminación y desacelerar el calentamiento global”.
¿Por qué cree usted que falta atención de las autoridades en esta materia del reciclaje?
-Porque es el Estado el que debe dotar a los recicladores de lo que necesitemos para llevar
adelante esta tarea, que es un tremendo trabajo y que el reciclaje no paga el verdadero
valor. No hay una bolsa de valores de los residuos, no están regulados, la industria pone
los precios que no se comparan con el valor ambiental real que debemos tener y mucho
menos con el trabajo que hay para que los residuos lleguen a las plantas de
transformación. Plantar un árbol, regarlo durante 25 o 30 años es altamente valioso en
agua y energía, o la misma extracción, sin embargo, la celulosa tipo cartón fluctúa en los
20 pesos por ejemplo. Hay que medir la cantidad de agua y energía que se ahorra cuando
hacemos recuperación, pero no se hace al momento de recibir el pago por el residuo. En
ese sentido, los recicladores son muy mal pagados y aun discriminados.
¿Entonces, qué se necesita en nuestra región para avanzar en esta temática?
-En Tarapacá necesitamos por cada comuna verdaderas intenciones de recuperar los
productos prioritarios; no solo desperdiciamos materia prima y con ello agua y energía si
no también numerosos puestos de trabajo. A esto sumamos ser una región extrema y la

Aduana cobra por sacar residuos pese a tener que enviarlos a dos mil kilómetros para su
proceso industrial, esto se da al comercializarlos. Pero ocurre que los productos pasan
como mercancía pero que mercancía es cartón que pagan 20 por kilo y el tetra pack,
representa cero peso.
¿Entonces por que lo recolectan ustedes acaso es por conciencia?
-Nos volvimos ambientalistas pues queremos un planeta para nosotros y los que vienen.
Pero también queremos que a todos los que hacemos esto, nos pague el Estado por la
limpieza que hacemos. Y es porque reciclamos metales, textiles, envases, embalajes y
electrónicos, electrodomésticos, enseres en general; o sea, estamos haciendo la pega que
deberían hacer las empresas e industrial que general estos desechos.
¿Pero en todos estos años ustedes habrán tenido reuniones con las autoridades, les han
expuesto sus preocupaciones?
-Estamos en conversaciones con la gobernación. Necesitamos un mega proyecto, un
clúster y aspiramos en reunir a quienes realizamos esta labor en un barrio industrial de
transferencia de residuos para la economía circular en Tarapacá. No olvidemos que somos
puerto y además zona franca sin embargo nada tiene nuestro sello a pesar de ser la capital
de la economía circular.
¿Y que logística requiere esta labor de reciclaje, espacios, herramientas y vehículos, qué
necesitan?
-La dotación debe ser con las herramientas adecuadas a los tiempos que estamos
viviendo, vehículos eléctricos para la recolección, que no emitan gases de efecto
invernadero, esto hará que los recicladores nos traslademos y movamos a las familias,
empresas que requieran retiros y no ellas a los escasos puntos de reciclaje en la zona.
Tener menos vehículos transitando, disminuye la huella de carbono y transformar
localmente mucho más. Se necesitan enfardadoras y todo lo necesario para llevar
adelante este trabajo que es de todos, los que no estén enfardando están segregando.
¿Y la ciudadanía cómo debe colaborar para llevar adelante esta misión?
-El vecino hace lo que puede, aporta con su segregación en origen separando los
elementos como botellas de plástico, vidrio y otros. Lo hacen por conciencia porque
además los van a dejar traslada a un punto limpio. Estamos al debe como región.
¿Cuál es la urgencia, al día de hoy?. Vamos al punto.

-La urgencia de hoy son los centros de acopio que debieran estar en las comunas de Pozo
Almonte, Alto Hospicio e Iquique, manejados por quienes sabemos nuestro trabajo, los
recicladores al igual los puntos verdes que se instalen. Necesitamos que las
municipalidades nos aseguren parte del sueldo y con eso se regule el ingreso de los
recicladores tal como el ejemplo de Bogotá, donde la cooperativa paga por lo recolectado
pero eso no alcanza con la venta de materiales para un sueldo digno.
¿Por qué dice usted que debe ser una remuneración digna?
-Porque somos nosotros los que metemos las manos a basura para segregar, pretratar,
almacenar, cargar y posteriormente enviar a la industria porque recordemos lo que dicen
las metas de recolección de la Ley REP la 20.920, la industria no podrá extraer mas que un
25% el otro 75 % será entregado a través de la recuperación de los residuos de los
recicladores, entonces quienes deben aportar por este trabajo que no es tomar la bolsa y
tirarla al camión recolector que la lleva a confinar a vertedero o al relleno sanitario sino
por el contrario, ese justamente es el inicio del reciclaje de la transformación de la
economía circular para dejar definitivamente la economía lineal. Eso que no están
enterrando lo que recuperamos nosotros. Entonces, son las municipalidades las que
deben cuadrarse con sus recicladores.

%d bloggers like this: