Combatiendo los riesgos climáticos con IoT y aprendizaje automático

Durante el último tiempo, el mundo ha evidenciado una serie de catástrofes
naturales, ante ello las tecnologías de análisis y predictibilidad podrían ayudar a

contrarrestar las complejidades.

Santiago, 10 de octubre de 2023.- Los fenómenos meteorológicos han
marcado la pauta en distintos países del mundo y las condiciones extremas han
dejado a comunidades bajo el agua, perdiendo así sus hogares, colegios e
incluso en algunos casos su actividad agrícola. Si bien no se pueden frenar estos
eventos, sí se pueden anticipar con innovación y tecnología para evitar grandes
pérdidas.
“Los datos son claves, ya que con algoritmos estadísticos y técnicas de
aprendizaje automático permiten generar análisis de situaciones anteriores y
planificar con anticipación futuras inundaciones al comprender cuáles fueron los
factores que las desencadenaron”, comenta Cristián Troncoso, Sales Manager de
SAS Chile.
Con tecnologías como el internet de las cosas (IoT) en conjunto con inteligencia
artificial (IA), las comunidades pueden utilizar la información en tiempo real para
identificar los riesgos de este tipo de desastres inesperados, que muchas veces
son agravados por la urbanización y el aumento de la población.
“La tecnología es una aliada para diversas industrias y gobiernos. Por ejemplo,
hay soluciones con sensores de energía solar que miden la altura y profundidad
del agua, el flujo de corriente, la lluvia y otras métricas en ríos, bahías, costas y
puentes. Toda esta información es cargada a dispositivos celulares a través de la
nube, la cual es combinada con datos meteorológicos para generar alertas
oportunas”, señala Troncoso.
Asimismo, la automatización facilita comunicaciones proactivas para reducir el
impacto en la seguridad de los ciudadanos e infraestructuras, la preparación de
servicios de emergencia y optimizar los protocolos de respuesta.
De los datos a los hechos
En ocasiones, las empresas tienen los datos pero no saben cómo analizarlos de
manera proactiva. Sin embargo, el integrar nuevas herramientas les permite
tomar decisiones objetivas para mejorar la calidad de vida de las personas.
Las autoridades deben contar con diversas tecnologías que les permitan alertar a
las comunidades y definir acciones. Para ello, el IoT crea una vista completa de
las condiciones de inundación, facilitando la gestión con capacidades analíticas.

“Es importante obtener los datos precisos y necesarios de cada evento a medida
que se desarrollan. En ese sentido, los sensores habilitados para IoT ofrecen una
comprensión de datos e información más precisa y dinámica, ya que capturan
distintos factores como la saturación del suelo, la topografía, elevación, entre
otros”, explica Troncoso.
Al combinar los datos de estas condiciones e introducirlos en modelos analíticos,
se pueden gestionar oportunamente los riesgos climáticos con un mayor
impacto, ya que la automatización permite a las autoridades centrarse en una
mejor toma de decisiones sin perder el tiempo procesando y analizando
información, reduciendo así los errores humanos.
Al mismo tiempo, los sensores para IoT envían datos actualizados
constantemente para ser analizados y encontrar patrones relevantes para
ofrecer soluciones flexibles que se adapten a los diferentes usuarios en función
de sus roles.
Las catástrofes naturales seguirán sucediendo en el mundo y ya somos testigos
de cómo han aumentado considerablemente. Es por ello que es fundamental que
las autoridades cuenten con conocimientos analíticos para beneficiarse de los
datos y proteger a sus comunidades.