La NASA estrellará una nave contra un asteroide para probar hipótesis salvadora

No es Fakes News: En unos días más, DART chocará de manera programada con el asteroide Dimorphos a una velocidad de 6,5 kilómetros por segundo. La energía del impacto será comparable a la explosión de tres toneladas de TNT.

La NASA realizará entre el 26 de septiembre y el 1 de octubre un experimento en el que su nave espacial DART (significa “dardo”, en inglés) chocará con un asteroide para intentar cambiar ligeramente su trayectoria y probar así si el método serviría para evitar una hipotética colisión de un cuerpo celeste contra la Tierra.

En concreto, la nave espacial DART chocará con el asteroide Dimorphos a una velocidad de 6,5 kilómetros por segundo, y se estima que la energía del impacto será comparable a la explosión de tres toneladas de trinitrotolieno (TNT).

Es la primera misión a gran escala de la historia que probará tecnología de defensa de la Tierra contra posibles impactos de asteroides o cometas.

BASE LUNAR

Durante 200 millones de años, unas mil veces más de lo que lleva existiendo nuestra especie, los dinosaurios dominaron el planeta.

Hasta que, según la teoría más extendida, el impacto de un meteorito trastocó el clima y destruyó las cadenas alimentarias de las que dependían. Aunque la pandemia y otras catástrofes nos han familiarizado con la idea de que lo inesperado, antes o después, acaba ocurriendo, la preocupación de que una colisión similar amenace a nuestra especie no es nueva.

De hecho, lo que sucederá en unas pocas semanas más se pondrá a prueba si es un camino eficaz como solución.

En concreto, los expertos piensan que la forma más eficaz de desviar una amenaza es lanzar una nave para colisionar contra ella y cambiar así su órbita.

Para pasar de la teoría a la práctica, DART se estrellará contra Dimorphos, un asteroide de 163 metros de diámetro que es, a su vez, la luna de otro asteroide, Didymos, de 780 metros. Didymos (‘gemelo’, en griego) es también el nombre del sistema binario, descubierto en 1996 desde los telescopios del desierto de Sonora, en Arizona. Completa una órbita alrededor del Sol cada 770 días, y no representa un peligro real para la Tierra, sino sólo el primer candidato escogido para probar y afinar la técnica.

La colisión sólo cambiará la velocidad a la que Dimorphos gira alrededor del cuerpo principal en “una fracción de 1%”, prevé la NASA. Pero bastará para alterar el periodo orbital en varios minutos, suficiente para que pueda observarse desde los telescopios y radares terrestres.

SELFIE

El objetivo será medir, por primera vez y en circunstancias reales, la efectividad del método de deflexión (o cambio de dirección), el mismo que algún día podríamos necesitar para desviar una posible amenaza en camino hacia la Tierra.

La colisión intencional de DART será posible gracias a la cámara que va a bordo de la nave, llamada DRACO, y que usa un complejo sistema de navegación autónoma.

Al contrario de lo que sucede con los instrumentos tradicionales, que envían los datos en crudo a la Tierra, la cámara procesará las imágenes de forma autónoma, usando el instrumental de la propia nave.

Esta tecnología enviará una suerte de DART Selfie o ‘selfie sat’, como ya lo llaman algunos científicos, ayudará a la cámara de DART a enviar sus primeras imágenes de Didymos y Dimorphos.

Lo anterior tendrá lugar -si todo va según lo planeado- a partir del año que viene.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.