La moda se actualiza creando materiales ecológicos

Alternativas al cuero como raíces de hongos y fibras desconocidas que son capaces de absorber el carbono de la atmósfera son algunas de las apuestas de esta millonaria industria para enfrentar su mayor crítica, de ser una industria altamente contaminante y generadora de basura por acumulación.

Isabel Frías

Periodista U.C.

Como preocupante ha sido calificada la alta huella de carbono que generan las diferentes fases de producción de la ropa de corta duración, ésa que dura apenas unos meses circulando; es decir, con suerte una temporada semestral ya que para el cambio de estación se expenden en vitrinas nuevos modelos y prendas que –en estricto rigor– son del todo innecesarios.

Un ejemplo evidente de esta tendencia ecológica se produjo en este 2022 donde los consumidores vieron cómo la diseñadora británica Stella McCartney (sí, es hija del cantante Paul McCartney) lanzó un bolso o cartera fabricado con Mylo, un material muy similar al cuero, pero que está hecho en base a raíces de hongos.

La firma Zara ha presentado sus primeros productos hechos con el material de captura de carbono de la empresa LanzaTech, y el propietario de Gucci acaba de invertir en VitroLabs, empresa dedicada al cultivo de este nuevo cuero ecológico.

Nina Marenzi, fundadora de la Future Fabrics Expo explica que “hace diez años no se entendía la necesidad de utilizar materiales con menor impacto medioambiental. Ahora está muy claro que, si no te involucras en esta misión con los proveedores adecuados, te vas a quedar atrás”.

Gran parte de la innovación tecnológica de los últimos años se ha centrado en encontrar una alternativa al cuero tradicional, ya que la industria ganadera es responsable de alrededor del 14,5% de los gases de efecto invernadero a nivel global.

NO AL PLÁSTICO

No es ciencia ficción, pero parece porque algunos de estos materiales pioneros son los compuestos a base de micelio, como Mylo y MycoWorks, y las alternativas al plástico, como Mirum: “Siempre hemos creído que el cuero debe ser sustituido por un material adecuado”, señala Marenzi. “En este sentido, el plástico no es una opción”.

También ha cobrado fuerza el desarrollo de textiles reciclados a partir de residuos de consumo, todo un desafío para la industria. Con frecuencia, los materiales reciclados utilizados en la industria de la moda provienen de residuos de fabricación o de otras industrias; tal es el caso de las botellas de plástico. “Hace solo cinco años, cuando se hablaba del reciclaje de textil a textil, muchos pensaban que eso aún tardaría en llegar. “Pero si les enseñas los ensayos que se están llevando a cabo y les dices: ‘Mira, esto ya es posible’, se abre la posibilidad de hacerlo a gran escala”.

Otras alternativas biológicas en auge son materiales sintéticos como el Clarus, que convierte las fibras naturales en materiales de alto rendimiento, y la Kintra, un poliéster a base de maíz totalmente biodegradable. A continuación, pasamos revista a las principales novedades del mercado de la moda y que muy pronto deberán ser materiales indispensables y comunes.

MYLO: Respaldado por Stella McCartney, Adidas, Kering (el grupo de Gucci) o Lululemon, Mylo es un símil del cuero a base de micelio (raíces de hongos). A partir de sus células se producen grandes láminas de material esponjoso que luego se somete al mismo proceso de curtido que el cuero de origen animal. Aunque se fabrica principalmente con materiales de origen biológico, el mylo contiene algo de plástico y está empeñada en eliminarlo.

MIRUM: Creada por Natural Fiber Welding, el Mirum es una alternativa al cuero producida a partir de plantas y minerales, y sin plástico. Según la empresa, este material puede reciclarse infinitamente y es completamente circular.

REISHI: Al igual que el mylo, el material Reishi, fabricado por MycoWorks, está basado en láminas de micelio cultivadas a partir de células de diseño alimentadas con residuos agrícolas. Dichas láminas se someten a un curtido sin cromo ni materiales sintéticos. MycoWorks lanzó sus primeros productos de la mano de Hermès el año pasado.

VEGEA: Otro cuero de origen vegetal es Vegea, fabricado con residuos de uva de la industria vinícola. Desde que ganó el Premio al Cambio Global de la Fundación H&M en 2017, este material (que aún contiene un 45% de poliuretano) ha sido utilizado por marcas como Ganni, Pangaia y Calvin Klein.

PIÑATEX: uno de los primeros cueros alternativos del mercado y fabricado a partir de residuos de piña, está presente ya en un amplio surtido de marcas, como H&M o Hugo Boss. Este cuero vegano contiene también un plástico de origen biológico, el PLA, y un revestimiento de poliuretano que lo hace más resistente.

VITROLABS: Con inversores como Kering, este laboratorio recaudó 46 millones de dólares de financiación a principios de año, y el cuero que cultiva en su laboratorio de VitroLabs reproduce el aspecto y el tacto del cuero tradicional utilizando una pequeña cantidad de células animales.

CIRCULOSE: El material Circulose de Renewcell se fabrica al 100 % a partir de ropa desechada. Mediante energías renovables, se extrae de ella el algodón para disolverlo en pulpa de madera y convertirlo en algo parecido a la viscosa.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *